Hijos de Eva

23/1/2005

Cada día lo mismo

Filed under: — Quintanar @ 6:13 pm

La rutina de los días cotidianos es preocupante. Nos limitamos a levantarnos y como cada día nos vamos al trabajo. Soportamos estoicamente las eternas caravanas con caras dormidas y miramos al cielo cuando esta gris, preguntándonos si lloverá, hasta a veces deseándolo con tal de que algo rompa la fastidiosa monotonía. Después del trabajo nos aguardan las tareas domesticas, implacables. Es increíble la facilidad con que reaparece el polvo. A veces desearías inventar un sistema milagroso, tendiendo una red de rayos láser por todas las habitaciones, que impidiesen la entrada de tan malignas partículas (y de paso patentarlo y forrarte). Para cuando llega el denominado tiempo libre ya estamos demasiado cansados como para irnos de parranda por ahí, y nos limitamos a desparramarnos en el sofá frente a la tele mientras comentamos el día con nuestras parejas. -“¿Qué tal el día?”….-“¡Bien! ¿Y tu?”.

Al día siguiente suena el despertador, y de no ser porque la canción suele ser diferente o porque las noticias informan de alguna desgracia creeríamos ser los protagonistas de la película Atrapado en el tiempo. Otra vez hay caravana para ir a un trabajo donde casi nadie esta a gusto y cuando regresas a casa, ¡maldición!, vuelve a estar ahí el dichoso polvo y demás complementos. Para compensarnos de tanto mal la sociedad en la que vivimos nos regala con maravillosos programas de convivencia en la televisión; y nos consolamos pensando que la vida de esas personas que vemos tras un cristal es bastante peor que la nuestra, aunque habrá quienes opinen todo lo contrario. “Al pueblo pan y circo” decían los Romanos haciendo alusión a que el populacho estaría controlado mientras no pasase demasiada hambre y estuviese entretenido. ¿Es este el tipo de vida que realmente deseamos? Con suerte para cuando lleguen las vacaciones –quien las tenga- habremos conseguido ahorrar algún dinero con el que evadirnos a algún otro lugar durante unos pocos días, donde poder quitarnos el stress acumulado durante todo el año y así poder volver contentos y felices a reincorporarnos a nuestra vida cotidiana. Debe ser por eso que “ahora” se ha llegado a la conclusión de que los seres humanos sufrimos la denominada depresión post-vacacional.

(Seguir leyendo…)

Powered by WordPress