Hijos de Eva

29/8/2005

Basura espacial en la estepa de Kazajstán

Filed under: — Quintanar @ 11:42 pm

Fragmento de un cohete (Jonas Bendiksen)

El milagro del satélite Sputnik, el sueño del vuelo espacial de Yuri Gagarin y la pesadilla del primer misil intercontinental de la historia tienen algo en común: Baikonur. En esta pequeña ciudad de Kazajstán, que vive de la aventura de las estrellas, se encuentra el cosmódromo más viejo y más grande del mundo. El jueves cumplió cincuenta años. En este medio siglo, Baikonur ha llenado de éxitos el espacio y de basura la estepa.

En realidad Baikonur no está en Baikonur. Cosas de la Guerra Fría. En la década de los 50, la URSS buscó un sitio donde emplazar una base militar secreta para desarrollar sus misiles de largo alcance. Había tres condiciones principales: que los alrededores estuviesen poco poblados, que lloviese poco y que pasase una línea de ferrocarril por allí cerca. Este lugar se encontró en Kazajstán, al sur de la meseta de Betlak-Dala (literalmente: la “Estepa hambrienta”).

Con el lanzamiento del Sputnik, el Gobierno soviético decidió darle un nombre más presentable al “Polígono 5 del Ministerio de Defensa”. Pero los servicios secretos no querían dar demasiadas pistas al enemigo y se bautizó a la base como Baikonur: el nombre de un pequeño poblado minero de Kazajstán que queda a 350 kilómetros de distancia del cosmódromo. El truco fue inútil. Estados Unidos ya sabía dónde estaba la base gracias a los vuelos de los aviones espía U-2.

(Seguir leyendo…)

Powered by WordPress