Hijos de Eva

23/1/2005

Cada día lo mismo

Filed under: — Quintanar @ 6:13 pm

La rutina de los días cotidianos es preocupante. Nos limitamos a levantarnos y como cada día nos vamos al trabajo. Soportamos estoicamente las eternas caravanas con caras dormidas y miramos al cielo cuando esta gris, preguntándonos si lloverá, hasta a veces deseándolo con tal de que algo rompa la fastidiosa monotonía. Después del trabajo nos aguardan las tareas domesticas, implacables. Es increíble la facilidad con que reaparece el polvo. A veces desearías inventar un sistema milagroso, tendiendo una red de rayos láser por todas las habitaciones, que impidiesen la entrada de tan malignas partículas (y de paso patentarlo y forrarte). Para cuando llega el denominado tiempo libre ya estamos demasiado cansados como para irnos de parranda por ahí, y nos limitamos a desparramarnos en el sofá frente a la tele mientras comentamos el día con nuestras parejas. -“¿Qué tal el día?”….-“¡Bien! ¿Y tu?”.

Al día siguiente suena el despertador, y de no ser porque la canción suele ser diferente o porque las noticias informan de alguna desgracia creeríamos ser los protagonistas de la película Atrapado en el tiempo. Otra vez hay caravana para ir a un trabajo donde casi nadie esta a gusto y cuando regresas a casa, ¡maldición!, vuelve a estar ahí el dichoso polvo y demás complementos. Para compensarnos de tanto mal la sociedad en la que vivimos nos regala con maravillosos programas de convivencia en la televisión; y nos consolamos pensando que la vida de esas personas que vemos tras un cristal es bastante peor que la nuestra, aunque habrá quienes opinen todo lo contrario. “Al pueblo pan y circo” decían los Romanos haciendo alusión a que el populacho estaría controlado mientras no pasase demasiada hambre y estuviese entretenido. ¿Es este el tipo de vida que realmente deseamos? Con suerte para cuando lleguen las vacaciones –quien las tenga- habremos conseguido ahorrar algún dinero con el que evadirnos a algún otro lugar durante unos pocos días, donde poder quitarnos el stress acumulado durante todo el año y así poder volver contentos y felices a reincorporarnos a nuestra vida cotidiana. Debe ser por eso que “ahora” se ha llegado a la conclusión de que los seres humanos sufrimos la denominada depresión post-vacacional.

A veces pienso en cambiar de vida. ¿Por qué no? Ya lo dijo una vez Ford Fairlane, el detective Rockanrollero, mientras meditaba en voz alta sobre su vida poco apacible. –“¡Debería haber sido Ford, el detective pescador!” –“¡Oye Ford, me han saboteado las redes!; ¡Ford, alguien ha robado mis anzuelos!» Ford tenía razón, habría que buscarse una vida más sencilla -tópico, lo se- en algún pueblo tranquilo que este ni muy cerca ni muy lejos de la ciudad más pequeña. Podríamos buscar un trabajo que nos de lo que necesitemos para vivir y tener un trocito de tierra donde plantar cuatro ó cinco ensaladas. Dejar de ampliar el ordenador y seguir con el que tenemos hasta que diga basta. Ignorar la siguiente innovación tecnológica que saldrá este año y que será boom de ventas en Navidad. Hacerle otros doscientos mil kilómetros al coche, siempre que se deje claro. ¿No os parece que seguimos un ritmo equivocado; que ese pulso vital no es el correcto? ¿No os parece que debemos intentar vivir más sosegadamente, intentando evitar ser consumistas tan y tan compulsivos? –“¡Ahora que lo pienso; necesito urgentemente otro disco duro porque en este solo me quedan ya 30 Gigas!”. ¡Por cierto! yo paso olímpicamente de Gran Hermano y similares aunque luego en las reuniones no tenga tema de conversación.

[Extraído de ¡Es la guerra, más madera!]

Tenemos 3 comentarios para “Cada día lo mismo”

  1. Antonio Cañas Vargas:

    Lo de los rayos láser me parece ciencia ficción, pero ya debería haber llegado el día en el que un microrrobot alimentado por una plaquita solar se paseara tranquilamente por nuestras casas aspirando polvo, pelusas, pelos y demás inmundicia. Tal vez esté ya funcionando en el MIT, ¡pero lo que hace falta es que lo vendan en el Carrefour por 29,95!

  2. onirica:

    Pues por fin llego el dia (la noche), en un momento en el que no se sabe que hacer para no estudiar decidi pasar por aqui…

  3. Quintanar:

    Muchas gracias a los dos por vuestros comentarios. El mero hecho de saber que ambos os pasáis de vez en cuando por aquí es satisfacción suficiente para seguir escribiendo aquí día tras día. Por no hablar de un simple comentario, por escueto que sea.

Powered by WordPress