Hijos de Eva

27/2/2005

Cerdos a las margaritas

Filed under: — Quintanar @ 9:01 pm

Los latin kings y los ñetas (bandas importadas de Puerto Rico y la Rep. Dominicana según los diarios) se parten la cara en un parque de BCN. Palos, cuchillos y pistolas, no sé si para disputarse un territorio en el que no nacieron o para ver quién es más peligroso. Lamentablemente se limitan a sacudirse entre ellos y a correr, pero no se matan unos a otros. El resultado parece ser un empate: ambos bandos son igual de subnormales, totalmente indiferenciables.

Las bandas de ese tipo son un fenómeno nuevo en BCN así que no sé si se dedican a trapichear con droga, armas o qué. Si fuera así, la cosa tendría cierta lógica: serían delicuentes peleando por el negocio. Pero me temo que no sea el caso y eso es lo preocupante. Al parecer su razón de existir es simplemente agruparse y compartir algo que les identifica: su ‘hecho diferencial’. Algo que aquí conocemos bien, aunque de otra manera.

Aunque la vida del recién llegado nunca sea fácil, las culturas catalana, mediterránea y latina son, en general, abiertas y tolerantes. Éste es un barrio tradicionalmente obrero y receptor de inmigración (antes española, ahora mayormente sudamericana). Ya no es un barrio degradado (antes lo era) ni, desde luego, empuja a la gente a formar ghetos cerrando todas sus salidas. Ésto no es el Bronx, vaya.

Por eso no hay razón para la existencia de bandas violentas. Simplemente se han juntado unos cuantos analfabetos a los que les gusta vestirse de raperos americanos y adoptar una estética ‘nof future’ que los marca como tios realmente duros y peligrosos. Hay que ser gilipollas. En una ciudad amable, donde se puede disfrutar de la vida y el sol tranquilamente, prefieren creer que viven en un mundo de lobos donde ellos son ‘los más peligrosos’, y dedicarse a marcar límites en unas calles a las que acaban de llegar y por las que no han vertido un sola gota de sudor.

Claro que eso te proporciona una vida de tipo duro curtido en la calle (si tu cerebro es lo suficientemente pequeño, puedes llegar a creerlo). Pero, sobre todo, te evita la sordidez de currar e integrarte para construir tu propio sitio.

En fin, bienvenidos al barrio.

[Extraído de Anedonia.net]

Comments are closed.

Powered by WordPress