Hijos de Eva

13/4/2005

¡Cuidado! Peligro creacionista

Filed under: — Quintanar @ 11:48 am

Hace unos días leí un post que me dejó (de nuevo) helado: Médula de tiranosaurio y mollera de creacionario, en El Paleofreak. Así que, como esta es la gota que colma el vaso tras varios días de noticias similares… ha llegado el cabreo y me ha dado por escribir sobre estos elementos. (Por no llamarlos otra cosa malsonante).

La evolución que, con un trabajo de millones de años ha modelado la vida sobre la Tierra, cuenta entre sus más extrañas criaturas al homo creacionista. Los miembros de esta especie de seres… ¿racionales? luchan contra toda evidencia por unas ideas de lo más anticuadas, incluso aberrantes. La irracionalidad de algunos llega a veces a extremos cercanos a lo psiquiátrico. El pensamiento crítico, racional, dotado de un escepticismo sano, es la base para el equilibrio en el conocimiento. Pero la irracionalidad intransigente del homo creacionista es un peligro para la mentalidad objetiva. El mayor peligro llega cuando los creacionistas tienen poder, tanto político como económico, con lo que pueden influir de forma nefasta en ciertos ámbitos. En algunos lugares, cercanos al fundamentalismo religioso, las cosas se están poniendo muy feas. No me refiero a algunos países donde la teocracia ha reinado durante cientos de años y donde el pensamiento racional nunca puso sus pies. Estoy aludiendo a los Estados Unidos de Norteamérica, el país que ostenta hoy el título de Imperio, o eso quiere dar a entender, basado en su poderío militar y económico fruto de su supremacía tecnocientífica.

Pues bien, ahí, donde la racionalidad debería ser la norma, habitan los grupos en ascenso más peligrosos del creacionismo. ¿Porqué peligrosos? Porque todo lo que sea volver atrás, negar evidencias objetivas, cerrarse en el dogma religioso como explicación definitiva, no engendró en el pasado más que penurias. El que olvida su historia se condena a repetir las horrendas equivocaciones de sus antepasados. Persecuciones religiosas, guerras, superstición… parecen lejos de occidente, pero nunca se sabe lo que puede ocurrir. En la América de los telepredicadores, de las sectas cristianas fundamentalistas, de los grupos segregacionistas, la mentalidad creacionista tiene su mejor medio de cultivo. La mayoría de los creacionistas niegan la evolución, para ellos todo en la Tierra existe desde el «sexto día de la creación» como se lee en el Libro del Génesis. Nada ha cambiado desde entonces, los animales y las plantas siempre han sido como ahora. Entonces, los fósiles de dinosaurios y otras especies de la prehistoria ¿qué son? Los creacionistas tienen una respuesta muy simple: restos de flora y fauna desaparecida en el Diluvio Universal. La simplicidad de sus propuestas hace que sean muy atractivas para las personas más ignorantes o para los que no quieren pensar. América, todo el continente, ya no solo Estados Unidos, se halla plagado de pequeños grupos fundamentalistas que, no poseyendo aun gran poder, sí están teniendo un crecimiento sorprendente. Europa es, y será, su próximo objetivo.

En algunas comunidades norteamericanas los fundamentalistas cristianos se empiezan a negar a vacunar a sus hijos pues, dicen, va en contra de sus convicciones religiosas. El peligro que esto supone para la vida de los pequeños es fácilmente imaginable. Al fundamentalismo tradicional musulmán, o de otras religiones, se une esta nueva reacción contra el legado del racionalismo. Para apoyar sus dogmas, el protestantismo fundamentalista está creando su propia «ciencia» apoyada en la Biblia. Es curioso ver cómo esto nos vuelve a llevar a épocas pasadas, cuando la Inquisición condenaba a todo aquel que contrariara al Libro. Ahora, cuando el catolicismo y el protestantismo tradicionales, reconocen el valor de la ciencia objetiva… llegan los creacionistas y se rebotan. Las sectas creacionistas, súbditas de lo irracional, basan todo su conocimiento en la Biblia, eso sí, en su versión «libre» del libro más querido y odiado de la historia. Los planteamientos de estos grupos suelen centrarse en el mesianismo, la proximidad del Fin del Mundo, la salvación de los justos… claro que, muchas veces se ha superado la fecha del supuesto fin sin que haya ocurrido nada. Dicen que por problemas con la interpretación del mensaje divino, posponiendo una y otra vez tan fatídico día. Y los justos está claro quienes son. Los que cumplan con los preceptos, obligaciones, sobre todo económicas, y obras que la «verdadera» religión mande. Cada una de ellas es la «verdadera», por supuesto.

La aceptación de la Biblia, sobre todo del Génesis, como texto inefable y sin error nos llevará a volver a tener como verdaderos a los pasajes más infantiles del Libro. El Universo fue creado en pocos días, la mujer salió literalmente de una costilla del primer hombre y todos los humanos son descendientes de Adán y Eva. Les da igual que la astrofísica demuestre que el universo tiene, al menos, más de quincemil millones de años, que la biología ofrezca pruebas irrefutables de la evolución o que la antropología haya identificado a nuestros parientes lejanos, los homínidos.

El creacionismo niega absolutamente lo que no esté escrito en el dichoso libro. Esta cerrazón de mente ha creado muchas guerras y ha avivado muchas hogueras humanas en toda la historia. Opino por esto que el resurgimiento de cientos de sectas ignorantes y arrogantes puede ser uno de los grandes problemas para el siglo que estamos comenzando. Tras siglos de persecución, la ciencia y la religión llegaron al entendimiento (más o menos) en el siglo XX. Pero los creacionistas siguen anclados en la niebla de la ignorancia de siglos pasados. El hecho más curioso que se observa hoy en referencia a la religión en occidente es la pérdida de «practicantes» por parte de las iglesias mayoritarias y el aumento de miembros en las sectas fundamentalistas.

Aunque son minoritarios, estos grupos ganan poder con el paso de los años. Con esto se llega a situaciones penosas en las que, por ejemplo, políticos pertenecientes al creacionismo han intentado la prohibición de la enseñanza de la evolución en las escuelas de algunos estados norteamericanos. En los Estados Unidos se libra una batalla entre los creacionistas y la sociedad laica. La Constitución de ese país separa claramente la Iglesia del Estado, con lo que la religión se encuentra «oficialmente» fuera de las escuelas. La realidad es muy distinta, mientras en California se apoya la separación absoluta de enseñanza y religión, promoviéndose activamente el pensamiento científico y crítico, en otros lugares sucede exactamente lo contrario. En Kansas la Teoría de la Evolución de Darwin dejó de enseñarse como única explicación a la creación. En otros estados se enseña de forma «igualitaria» ciencia y religión, dando tanta o más importancia a lo que dice la Biblia como a la ciencia. Los creacionistas han lanzado en los últimos tiempos una batalla muy novedosa, defienden el origen divino del A.D.N. Tratan así de incluir a Dios en el discurso científico. A este paso volverán a pedir la enseñanza sobre el Sol como centro del universo y que se condene a la hoguera a los astrónomos del mundo por contradecir a su Dios.

[Extraído de Tecnología Obsoleta]

Tenemos 4 comentarios para “¡Cuidado! Peligro creacionista”

  1. Proletario:

    Impresionante y muy cierto. El año pasado presenté como trabajo de fin de curso de Antropología un estudio sobre los Mormones, una de las sectas más fanáticas que jamás se pueda encontrar. He hablado con varios, Testigos de Jehová, Evangélicos, y los más freaks de todos, los SSS (Salvo Siempre Salvo). Excatamente se llamaba «Gobierno de Dios en la Tierra».
    Absolutamente todos son grupos creacionistas, «la verdad» no admite discusión. Incluso careciendo completamente de pruebas. Por ejemplo, los mormones sostienen que Jesucristo estuvo en las Américas (tal y como lo oís) pero que no queda ninguna prueba físca. Claro que las pruebas materiales son una tontería comparadas con la fe. Su profeta, José Smith, obtuvo unas tablas por «revelación divina» según las cuales escribió el libro del mormón. No sólo no se encuentran en ninguna parte, sino que además le estaba «prohibido» enseñárselas a nadie. Sorprendentemente sí existen dibujos de las tablas (y hasta de Jesucristo predicando en medio de los incas, no os lo perdáis).
    Los Testigos son los más presentables. Son apolíticos e insumisos y son capaces de razonar sus argumentos (la gran diferencia respecto a los otros grupos). Incluso creen en la microevolución, es decir, que Dios creó un sólo hombre y mujer y de ellos salieron blancos, amarillos y negros. Pero niegan evoluciones anteriores, Australopithecus y Cromagnones no son considerados hombres (su aparición y extinción se explica como anteriores creaciones de Dios que fueron borradas por medio de diluvios ya que eran imperfectas… un poco torpe nos salió Dios, ¿no?)
    Con adventistas y evangélicos no he tocado el tema de la creación en profundidad, pero puedo ponerme en contacto rápidamente con ellos. Principalmente se distinguen por tener una ética muy especial. Desde luego muchísimo más sincera que la católica romana.
    Ahora llegan mis favoritos, la Iglesia «Salvo Siempre Salvo». Creacionistas y crédulos hasta la médula. De hecho un punto central de su doctrina es que el Señor además de crearnos (en realidad todos estamos ya creados, en una especie de limbo, y cuando nos llama a este mundo entonces somos engendrados) nos da una «semillita». Ésa es la semilla del bien o del mal. Si naces con la del bien, eres salvo y NUNCA hagas lo que hagas, robes, mates o violes podrás perder la salvación eterna. Si por desgracia te toca la del mal, aunque seas un santo varón y te esfuerces en cumplir las leyes irás al infierno (las leyes son para ellos, por definición, imposibles de cumplir, ya que ni los más virtuosos pueden evitar en algún momento el pecado). Así que no son sólo creacionistas sino que incluso predestinan al hombre. Le crean destinado a la salvación o condenación eterna. ¿Cómo se sabe si tienes la semilla del bien? Pues claro, si estás su Iglesia, la “verdadera” =P
    ¡¡¡ME ENCANTANNN!!!

  2. Watson:

    Y de los kikos q nos cuentas?

  3. Proletario:

    ein?

  4. Phosphoros:

    En verdad el Creacionismo «Científico», el «Diseño Inteligente», la Geología «Diluvial» y la Arqueología «Bíblica», son otros de los tantos modos de penetración cultural que tienen los Yanquies (además de Mc Donal´s, Coca Cola y Disney). La intención de ellos es eliminar el pensamiento crítico que da la educación científica, llenando ese espacio con todas las fábulas bíblicas, y que la gente se la pase esperando «el fin de los tiempos», de paso va algún diezmo para los Pastores parásitos.

Powered by WordPress