Hijos de Eva

21/1/2005

El sarrillo de las enciclopedias

Filed under: — Quintanar @ 10:23 pm

Al parecer, internet y sobre todo Google están asesinando a sangre fría y sin contemplaciones las enciclopedias. Entre otras cosas, claro. Poco que objetar. Yo no puedo llevarme una enciclopedia al trabajo, pero sí que puedo consultar un buscador desde la oficina. Y no sólo encontraré una biografía de treinta líneas de Schubert, sino que daré con un millón de páginas que incluyen información de todo tipo, incluidas cosas que desearía no haber descubierto jamás, como una selección de sus obras en midi.

Ahora, todo tiene sus desventajas, por pequeñas que sean. No me refiero sólo a los midi, ni a eso tan manido de la posible falta de fiabilidad. Sino más bien a los ratos que uno puede perder con las enciclopedias. Me voy por ejemplo a buscar a Schubert y me encuentro con José Luis Sert. Me detengo por curiosidad y me entero de que este hombre diseñó la embajada de Estados Unidos en Bagdad. Luego tiro para adelante y me llama la atención la foto de un tal Siaka Stevens, que resulta ser uno de tantos dictadores de Sierra Leona. Entonces me doy cuenta de que voy en dirección alfabética contraria, así que doy marcha atrás para dar con la palabra «sarrillo«. Aterrado ante la posibilidad de que se trate de una enfermedad que me está matando lentamente sin yo saberlo, me detengo a leer la definición: «Estertor del moribundo«. Casi, pero no. Menos mal. Finalmente encuentro a Schubert, que comparte página con Schönberg, quien aquí viene además retratado por Kokoschka.

Sin duda, Google es más cómodo y rápido que cualquier enciclopedia. Además, tiene la ventaja de carecer de vendedores como los de la Enciclopèdia Catalana. Pero los que somos algo despistados acabaremos echando de menos estos paseos y estas pérdidas de tiempo durante los que al menos uno no iba tropezando con midis.

Sí, una tontería, pero, en fin, podría ser peor; al fin y al cabo, hay gente que lee diccionarios, comenzando por la A y acabando por la Z.

[Extraído de La Decadencia del Ingenio]

Tenemos 3 comentarios para “El sarrillo de las enciclopedias”

  1. defensor de los midis:

    a ver… qué problema tienes tú con los midis ? sabes a caso para qué sirve un midi ? Tiene huevos, pues anda que no nos vienen bien los midis a los músicos

  2. Quintanar:

    Por partes:

    – La dirección de correo que ha proporcionado «defensor de los midis», defensor@cultura.net, a la hora de introducir su comentario, no existe. Supongo que su IP, 80.58.13.44 (80.58.13.44.proxycache.rima-tde.net), sí. Puede hacerse un Whois en la siguiente dirección: http://ws.arin.net/cgi-bin/whois.pl?queryinput=80.58.13.44

    – Modere su lenguaje. Los mensajes deberían escribirse con la debida educación y madurez que se presupone a nuestros visitantes.

    – El texto no es mío; al final del mismo puede leerse de dónde fue extraído. Me limito a colgar aquí textos que considero interesantes, no tengo por qué estar de acuerdo al 100% con lo que dicen.

    – Su exaltado comentario parte de una premisa falsa. El autor del texto no menosprecia la música en formato MIDI. Me atrevería a afirmar que «desearía no haber descubierto jamás» esa página por la cantidad de horas que pasará ahí escuchando música.

  3. YoMismo:

    Señores, VIVAN LOS MIDIS, dejense de tanto sonido Surround 6 y piensen la de buenos ratos que hemos pasado gracias a los midis, esos juegazos de decenas de megas que te entretenían muchísimo más y que consumian bastante menos recursos, ARRIBA LOS MIDIS, si señor.

Powered by WordPress