Hijos de Eva

8/1/2005

Extraterrestres de serie B

Filed under: — Quintanar @ 4:15 pm

El rumor comenzó a circular en el mundillo ufológico en enero de 1995. Steven Spielberg preparaba una película sobre el incidente de Roswell, a partir de «unas presuntas grabaciones reales» de las autopsias a los tripulantes del platillo volante que se estampó contra la Tierra en el desierto de Nuevo México en 1947.

Aunque la productora de Spielberg desmintió inmediatamente la existencia del proyecto, el inventor de la patraña consiguió su objetivo: llamar la atención del sector más desquiciado de la comunidad ufológica internacional, que todavía no se había recuperado del mazazo recibido tras revelar el Tribunal General de Cuentas de Estados Unidos que los restos hallados hace casi medio siglo en Roswell se correspondían en realidad con los de un globo del proyecto Mogul, un programa secreto para la «detección de la onda expansiva generada por explosiones nucleares soviéticas» [Weaver, 1994]. Ya estaba todo preparado para dar el golpe de gracia.

El fragmento expuesto pertenece al artículo Extraterrestres de serie B, de Luis Alfonso Gómez. Poca seriedad de esa pseudociencia basada en avistamientos, relatos inverosímiles y documentales poco creíbles.

Lo peor de todo es que alguien podría intentar relacionarlo con el Instituto SETI, paradigma de la seriedad y rigor científico. SETI es el acrónimo del inglés Search for ExtraTerrestrial Intelligence, o Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre, y se trata de un proyecto de la Universidad de Berkeley y apoyado entre otros por la NASA.

El origen surge como proyecto de la NASA durante la década de los años 70 hasta nuestros días, cambiando de nombre varias veces. Actualmente existe gracias a donaciones o patrocinios personales y empresariales. Una parte, SETI@Home, está apoyada por miles de personas de todo el mundo, las cuales ayudan al proyecto con sus ordenadores procesando información.

Comments are closed.

Powered by WordPress