Hijos de Eva

17/8/2005

La Isla, de Michael Bay

Filed under: — Quintanar @ 11:20 pm

Se ha hablado sobre el casi literal plagio de “Nuevos Dioses” de Alberto Vazquez-Figueroa; del parecido a la película “La Fuga de Logan”; de la atmósfera a “1984“, de George Orwell o “Un Mundo Feliz“, de Aldous Huxley; y de lo excesivo de la publicidad, entre otros. Por eso mismo me extraña que entre tanto comentario acerca de la película, ni siquiera en Microsiervos, nadie haya dejado alguna idea parecida a la mía: La Isla, de Michael Bay, es con diferencia el mejor discurso de los últimos tiempos en contra de la investigación con células madre y la clonación terapéutica. Lo que no quita que, dejando a un lado por unos minutos el rol de científico indignado, me haya parecido una buena película.

Pequeños detalles, sutiles -o no tanto- insinuaciones que van tejiendo entre líneas una única idea. Desde el malvado empresario que clona despojado de todo sentimiento al laboratorio lleno de científicos inhumanos, pasando por el que es el momento cumbre: la escena en la que el malvado empresario alega que, a pesar de lo poco ortodoxo de sus métodos, dentro de poco estará en disposición de curar la leucemia infantil. Curar la leucemia infantil es bueno, creíamos. Pero llegados a esa altura de la película la asociación de ideas trabaja ya a pleno rendimiento. No, no, no. Curar la leucemia infantil, no.

Incluso bastante avanzada la película, los malvados científicos descubren que los clones comparten retazos de memoria. Un hecho insólito al que no pueden encontrarle ninguna explicación científica, y con el cual Michael Bay consigue así rizar el rizo, dejando entrever que hasta los clones (y las células madre, y los embriones, y…) poseen alma.

Tenemos 2 comentarios para “La Isla, de Michael Bay”

  1. teo:

    Es cierto. Yo también me quedé bastante perplejo cuando dijeron lo del alma.

    Habrá que hacer más evangelización aún a favor de la investigación con celulas madre.

  2. kikorb:

    Sugiero que mireis las iniciativas del CIMA Centro de Investigación para Medicina Aplicada, la institución nº1 de Europa en investigación.

    Resulta que han descubierto que se pueden extraer millones de células madre del cordón umbilical que se tira a la basura después del parto: así que “ni pa ti ni pa mi”, se puede investigar con estas células sin necesidad de usar embriones -vaya a ser que tengan alma-(ellos, porque ya se sabe que no todo el mundo la tiene)

Powered by WordPress