Hijos de Eva

11/6/2005

Programando en patera

Filed under: — Quintanar @ 7:28 pm



La noticia que hoy comento tiene su lado trágico y su lado cómico. Como viene siendo habitual, intentaré desmenuzarla con ironía, pero a más de uno tiene que hacerle pensar.

Una compañía estadounidense, de nombre “Sea–Code”, se ha lanzado al agua. Literalmente. Con la única pretensión de abaratar costes en la producción de software, tiene la intención de embarcar a 600 informáticos de la India y llevarlos hasta la costa californiana, fondeando la enorme patera –en las fotos de la publicidad la pintan como un Queen-Mary-3, todo hay que decirlo–, en el límite de las aguas internacionales. De esta forma no hay que hacer papeles, no hay inmigración, la factoría está a tiro de piedra y/o helicóptero de los centros de gestión, y los directivos de las empresas contratantes no tienen que hacer molestos viajes a los países del tercer mundo. No vaya a ser que vean otro tipo de ratones y cucarachas a las que están acostumbrados.

El proyecto ha sido calificado en la Red como de “barco de esclavos”, “explotador” e “inhumano”, pero sigue adelante con la permisividad e incluso el beneplácito de la Administración Bush. Cómo no. Los promotores aseguran que 90 centavos de cada dólar invertido por sus clientes quedarán en los EEUU, en lugar de volar al extranjero. Los turnos de trabajo para los programadores serán de doce horas, como los que acostumbran en sus países de origen –no se fueran a sentir extraños–, y sus salarios del orden de un 15% de lo que un informático o ingeniero del “primer mundo” recibe.

Al leer la noticia me ha venido a la memoria aquellas famosas declaraciones del Consejero del ramo en Canarias, premiado en multitud de ocasiones por su incontinente verborrea pero nunca, que yo sepa, por la eficacia en su gestión. El que hace nada dijo que había que hacer de Canarias –o, al menos, de una isla escogida entre las siete– el “Singapur del Atlántico”. Ya tiene aquí la praxis de la idea, la solución habitacional aplicada a nuestra singularidad isleña. Porque aquí somos iguales pero diferentes. Sólo hay que darle forma, gestarla y parirla. De momento, tenemos el océano, tenemos las pateras y tenemos la infinita suerte de tener el tercer mundo ahí cerquita, a sólo 150 km. Tenemos puertos en marcha y megapuertos en proyecto, y ahora una nueva sensibilidad en el Gobierno Central. Vamos a soltar amarras y vamos a hacerlo a lo grande.

¿Cuántos inmigrantes pueden caber en un superpetrolero de ésos que vamos a comprar en cuanto el oro negro surja imparable de nuestros mares? Pues venga, ya estamos repartiendo a todos un kit completo de Microsoft, de esos cientos que tiene firmados el otro consejero, el de Educación. Y vamos a cerrar las universidades, que esta gente ya viene con la lección aprendida. Y con mucho hambre, que agudiza el ingenio hasta convertirte en ingeniero. Sin papeles.

[Extraído de El Muro de Planck, de Enrique Joven.
Comentario semanal para el periódico El Día de Tenerife, y publicado el 16 de Mayo de 2005]

Tenemos un comentario para “Programando en patera”

  1. Proletario:

    Estoy flipando. Todas las ventajas de tener mano de obra barta sin inconvenientes. Sólo están allí para producir, para ser usados y punto. Como una plantación de hace 2 siglos. No puede seguir así, son tan evidentes las trampas que hacen con sus leyes que tienen que empezar a despertar. Es como colocar un “DUTY FREE” para las empresas, inmigrantes en barcos-dormitorio no sujetos a legislación alguna y que diariamente se desplazan a realizar su trabajo… No hay nada que muestre mejor a qué nivel de mercantilización hemos llegado, no somos más que productos. La Gran Democracia muestra una vez más el sustento de su sistema: aplastar la dignidad humana.

Powered by WordPress