Hijos de Eva

16/4/2005

Últimas voluntades

Filed under: — Quintanar @ 3:20 pm

El Papa era incapaz de pronunciar una palabra inteligible desde hace una semana o de sujetar un bolígrafo para garabatear algo semejante a una firma. Y sin embargo, la camarilla regente nos hizo creer que reunió fuerzas para firmar una quincena de nombramientos de obispos o que pronunció un imposible mensaje de despedida. Un intento estúpido de escribir el final de un gran mito.

Y es que como uno no sabe la hora exacta de su muerte, corre el peligro de que la despedida se la escriban otros, o de que no se le ocurra nada en el último momento. Por ejemplo, la hermana glotona del gastrónomo Brillat-Savarin se sintió mortalmente indispuesta en medio de la cena, y lo único que supo decir a sus criados fue algo así: «Deprisa, el postre, que me estoy muriendo». Como debe de ser muy difícil improvisar en trance de muerte, no lo dejéis para más adelante. ¿Os importaría escribirme con la frase que habéis elegido para vuestra despedida?

[Manuel Saco, columnista de 20 Minutos.
Columna publicada el 5 de Abril de 2005]

Tenemos 2 comentarios para “Últimas voluntades”

  1. watson:

    Que tal: Ciao, allí os quedáis pringados…. (por favor, imaginense estertóres de la muerte, gracias por vuestra colaboración)

  2. Proletario:

    ésa es fácil… HASTA LA VICTORIA SIEMPRE (puño en alto)

    Ahí… con las botas puestas =P

Powered by WordPress